Saltar al contenido

Bicicleta: los beneficios para la mujer

julio 28, 2020

La práctica de esta disciplina deportiva conlleva distintos y saludables reportes para el organismo.

Ir en bicicleta es uno de los deportes más completos y beneficiosos para el ser humano; desde aspecto relacionados con la salud como con el estado físico y mental. La práctica del ciclismo es favorable porque se trata de una actividad cardiovascular y que, a diferencia de otros deportes, no causa una gran carga sobre las articulaciones. Por el contrario, ir en bicicleta supone un esfuerzo y una resistencia mayor, así como saber elegir correctamente una bicicleta de mujer acorde a nuestras características físicas y al uso que vayamos a darle, pues no es lo mismo usar la bicicleta para estar en forma que para competir. 

Empecemos por los beneficios que este deporte reporta en el organismo. Al ser una actividad cardiovascular, subir en bicicleta, de una manera regular y con cierta inercia, favorece la disminución de la presión sanguínea, mejora la circulación, aumenta la capacidad pulmonar y acelera el metabolismo. Por esta razón, no sólo se mejorará la capacidad física, sino que se perderá peso, aunque se ganará masa muscular. Todo ello deberá de ir acompañado de una sana y equilibrada alimentación, ingiriendo los alimentos básicos para coger energías y recuperar los nutrientes gastados durante la práctica deportiva.

Como decíamos anteriormente, ir en bicicleta es beneficioso porque no hay un esfuerzo, o más bien golpeo, y exigencia sobre las articulaciones, como sucede cuando se corre, donde rodillas y tobillos sufren durante la actividad. Y otro aporte favorable: es un deporte recomendado para recuperarse de problemas articulares o ligamentosos.

Finalmente, como sucede con otros deportes, recurrir a la bicicleta también ayuda a desquitarse de los rigores del estrés. Porque montar en bicicleta también segrega endorfinas, lo que genera unas buenas dosis de optimismo y una actitud más vital y positiva. De hecho, el ‘spinning’ está adquiriendo un gran protagonismo en los gimnasios, como una de las clases más solicitadas, al aunar el deporte de la bicicleta con la música y esa actitud positiva, y educadora, de los preparadores.

Consejos antes de ir en bicicleta

Visto los beneficios, hay que fijarse en el elemento importante de este deporte: la bicicleta. Escoger una u otra bicicleta es un paso fundamental, pues equivocarse puede causarnos alguna lesión o simplemente que dejemos de recorrer unos cuantos kilómetros. Lo básico es saber que hay bicicletas fabricadas exclusivamente para mujeres, para lo cual las marcas trazas unas geometrías diferentes a las bicicletas de los hombres. Acertar con esto es tan básico como con la talla de la bicicleta, la cual va en función de la altura de la persona.

Pero hay muchos más ‘pequeños’ elementos a considerar en el momento de adquirir una bicicleta. Pongamos algunos ejemplos. Los sillines deben ser cómodos y la punta de este debe ser más pequeña; el manillar debe ser más estrecho porque el tórax de una mujer es más estrecho y corto. Y, por supuesto, colocarlo a una altura acorde a nuestras características físicas. Bien es cierto que estas recomendaciones suelen ser para escoger bicicletas de paseo, de carretera o montaña, pero no para competir.

Cuando se habla de competición, los expertos recomiendas que las mujeres que compiten tanto en carretera como en MTB utilizan las mismas bicis que los hombres por una cuestión de resistencia, calidad y peso, aunque ellas retocan el manillar, la altura del asiento, la potencia y el propio asiento para una mayor comodidad.

Cuidadosos con la ropa

Finalmente, guantes, culottes (a usarse sin ropa interior, que provocará raspaduras e irritación en la zona) y zapatillas son otros elementos importantes: nos protegen las partes del cuarto que están en contacto con la bicicleta. Y otras recomendaciones lógicas son el uso del casco, de gafas (nos pueden proteger del ‘salto’ de una piedra pequeña) y ropa que sea cómoda. Y en este sentido, en cualquier tienda especializada te asesorarán sobre tallas y calidades, pues hay ropa específica para mujeres. Hay que ir cómodo en la bicicleta. El ir bien hidratado y con alguna cámara de repuesto (cuidado con los pinchazos) son otras recomendaciones generales de cumplimiento. Y, por supuesto, sin olvidarse del teléfono móvil, muy útil en caso de sufrir algún tipo de percance.

Medioambiente y distancia social

Si nos decantamos por este deporte, estaremos también cuidando el medioambiente, pues ir en bicicleta es un deporte muy sostenible y, además, acorde a los tiempos al permitir desplazamientos y hacer deporte manteniendo una adecuada distancia personal y evitando poder contagiarse al ser un deporte para realizar al aire libre. Aunque en este sentido se recomienda guardar unas ciertas distancias en caso de pedalear en compañía de un numeroso grupo.

El usar la bicicleta no es ya sólo por hacer deporte, sino porque la bicicleta nos permite desplazarnos a una tienda, a la oficina o a cualquier otro lugar de manera segura, al tiempo que vamos adaptando el tono físico, y aprovechando que ahora hay menos vehículos por las ciudades. Porque la bicicleta está demostrado que aporta innumerables beneficios a la salud.